Propinas y el salario diario integrado para IMSS

Por el CPC Francisco Javier Martínez Ibáñez

 

 

La propina es una gratificación que recibe un mesero o una camarera, derivado de un “buen servicio”, de un cliente del lugar en donde trabaja. De un cliente que no es su patrón, por lo tanto no es una retribución que le otorgue directamente por su trabajo.

En algunos casos, sobre todo en salas de banquetes y de eventos especiales, en donde la propina se incluye en la cuenta como “15% de servicio” u alguna otra modalidad, existe un acuerdo entre el patrón y los trabajadores para que el importe de la propina se entregue a los trabajadores. En este caso el patrón funge como depositario de una propina que debe entregar a los trabajadores, sin que sea un desembolso que realice el propio patrón, pero la Ley Federal del Trabajo considera que esas propinas deben formar parte de su salario base de prestaciones y de indemnización.

En las revisiones que efectúa el IMSS a los establecimientos en los que existen trabajadores que reciben propinas se pretende integrar al salario base de cotización un importe derivado del promedio de propinas que reciben los trabajadores, dando un tratamiento similar a los establecimientos en los que los clientes otorgan propinas directamente a los trabajadores, a los establecimientos en los que la propina viene incluida en el precio y es cobrada directamente por el patrón.

 

Propinas, integración al salario diario integrado del IMSS

No integran salario

Si integran salario

Cuando las propinas son entregadas a los trabajadores directamente por los clientes en efectivo.

Las propinas pactadas y pagadas, como es el de las salas de banquetes y eventos especiales donde la entrega de las cantidades por ese concepto la hace directamente el propietario del establecimiento.

Cuando las partes, patrón y trabajador, fijen el aumento que deba hacerse al salario base del pago de cualquier indemnización o prestación que corresponda a los trabajadores.

Base legal: Acuerdos 8497/81 y 106/82 del Consejo Técnico del IMSS. Acuerdo de los Tribunales.

 

Las propinas que se paguen con tarjeta de crédito, consignadas en bauchers y sea el patrón quien la entrega a los trabajadores es la principal fuente de problemas, ya que el IMSS considera que deben integrarse también al salario base de cotización, en virtud de que existe base para su determinación.

Para efectos del Seguro Social e Infonavit las propinas que reciben los trabajadores directamente de los clientes no deben integrarse a su salario base de cotización, al desconocer los patrones su importe, contrario a lo que sucede con aquellas que son previamente pactadas o determinables, pero debiera pactarse un importe de aumento a sus salarios base de prestaciones e indemnización entre los trabajadores y el patrón.

El salario es la contraprestación que recibe un trabajador de su patrón a cambio de la prestación de sus servicios, conforme al artículo 82 de la Ley Federal del Trabajo, las propinas no tendrían que formar parte de su salario, al provenir de una persona ajena al vínculo laboral, y cuyo otorgamiento es en atención o calidad del servicio proporcionado, pero debemos considerar lo siguiente:

La Ley Federal del Trabajo en el capítulo especial "Trabajo en Hoteles, Restaurantes, Bares y Otros Establecimientos Análogos", en los artículos 346 y 347, considera a las propinas como parte del salario para efectos indemnizatorios y de prestaciones:

 

Artículo 346. Las propinas son parte del salario de los trabajadores a que se refiere este capitulo en los términos del artículo 147.

Los patrones no podrán reservarse ni tener participación alguna en ellas.

Artículo 347. Si no se determina, en calidad de propina, un porcentaje sobre las consumisiones, las partes fijarán el aumento que deba hacerse al salario de base para el pago de cualquier indemnización o prestación que corresponda a los trabajadores. El salario fijado para estos efectos será remunerador debiendo tomarse en consideración la importancia del establecimiento donde se presten los servicios.

 

Deberán cumplirse cualquiera de las dos condiciones siguientes:

  1. Que se determine el porcentaje de propina sobre el total de las consumiciones.

  2. Que se fije el aumento que deberá hacerse al salario de los trabajadores.

Este criterio ha sido confirmado por los tribunales en la siguiente tesis aislada emitida por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito:

 

PROPINAS. FORMAN PARTE DEL SALARIO EN EL CASO DE TRABAJADORES DE HOTELES, RESTAURANTES, BARES Y OTROS ESTABLECIMIENTOS ANÁLOGOS.

Las propinas que reciben los trabajadores que prestan sus servicios en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, fondas, cafés, bares y otros establecimientos análogos, forman parte de su salario, en virtud de que así se establece en el artículo 346 de la Ley Federal del Trabajo, disposición que se relaciona con el artículo 347 del mismo ordenamiento, conforme al cual, si no se determina en calidad de propina un porcentaje de consumiciones, las partes fijarán el aumento que deba hacerse al salario base del pago de cualquier indemnización o prestación que corresponda a los trabajadores.

Tercer Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito.

Amparo directo 7643/91. Abelardo Díaz Ríos. 28 de agosto de 1991. Unanimidad de votos. Ponente: F. Javier Mijangos Navarro. Secretario: Héctor Landa Razo.

Amparo directo 11173/90. Carlos Juárez Carlos. 20 de febrero de 1991. Unanimidad de votos. Ponente: Javier Mijangos Navarro. Secretario: Jesús G. Dávila Hernández. Octava época: Tomo VII-Mayo, pág. 258. Fuente: Semanario Judicial de la Federación, número 69, pág.18, tesis por contradicción 4a./J.33/93.

 

Considerando los antecedentes al respecto de las propinas dentro del IMSS encontramos documentos que nos plantean la complejidad del caso. Le agradecemos al maestro Javier Belmares el que nos haya permitido buscar dentro de su biblioteca para la obtención de estos documentos.

En el acuerdo del H. Consejo Técnico del IMSS 8497/81 dejo sin efecto el cobro de diferencias de cuotas por propinas en el año de 1981.

 

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

SECRETARIA GENERAL

13/18282

México, D. F. a 9 de septiembre de 1981

C .LIC. GUSTAVO GARCIA GUERRERO

Prosecretario General del IMSS

Presente

El H. Consejo Técnico en la sesión celebrada el día 2 de septiembre del presente año, dictó el Acuerdo número 8497/81, en los siguientes términos:

“Vista la consulta que formula el titular de la Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social en el Estado de México, a fin de conocer el criterio de este Consejo Técnico para resolver los recursos de inconformidad en los que se impugna el cobro de diferencias en el pago de cuotas obreropatronales, motivadas al considerar que las propinas a trabajadores de restaurantes integran el salario de éstos para efectos de cotización, cuando las mismas se encuentran pagadas y no pactadas, en los términos de los artículos 346 y 347 de la Ley Federal del Trabajo en relación con el artículo 32 de la Ley del Seguro Social; este Consejo Técnico, después de analizar el estudio presentado por la Prosecretaria General, establece el siguiente criterio: Los motivos de la inconformidad deberán declararse fundados y procedentes, por lo que, consecuentemente, también deberán dejarse sin efecto el cobro combatido, por las siguientes razones:

  1. El artículo 20 de la Ley Federal del Trabajo dispone que: “... se entiende por relación de trabajo, cualquiera que sea el acto que le de origen, la prestación de un trabajo personal subordinado a una persona, mediante el pago de un salario...” Por su parte, el artículo 82 del mismo ordenamiento establece que: “... salario es la retribución que debe pagar el patrón al trabajador por su trabajo”. De los anteriores conceptos fácil es desprender que entre el patrón y el trabajador existe un vínculo contractual de carácter sinalagmático, en el cual el trabajador se encuentra obligado a la prestación de un servicio, dependiente y subordinado por su naturaleza misma, y el patrón al pago de una retribución que la Ley denomina salario; esto es salario se reduce al precio del servicio prestado, que debe ser cubierto por quien lo recibe.

  2. El tratadista Mario de la Cueva define la propina como la cantidad de dinero que entregan los clientes de una negociación, independientemente del precio que pagan por las mercancías adquiridas o consumidas o por los servicios recibidos, al trabajador que personalmente les atiende y cuyo objeto es testimoniar satisfacción por el tratamiento recibido.

    De los preceptos y de la definición de propina transcritos, resulta evidente que la propina carece de la naturaleza sinalagmática de la contraprestación prevista por el artículo 82 de la Ley laboral, denominada salario; se trata más bien de una donación que el particular, normalmente cliente, hace a otro, normalmente trabajador, con base en una circunstancia determinada que, como dice el maestro de la Cueva, bien pudiera ser el testimoniar satisfacción por el tratamiento recibido; la propina no puede considerarse con el carácter de contraprestación derivada de un vínculo laboral, ya que su naturaleza es completamente distinta; sostener lo contrario situaría en un plan de inseguridad jurídica primordialmente al patrón y después a los clientes o destinatarios de los bienes o servicios, en tanto que éstos, como terceros ajenos a la relación obrero patronal, se encontrarían obligados a enterar con el carácter de propina y sin el previo consentimiento, una cantidad determinada arbitrariamente por el concurso de voluntades del trabajador y del patrón, sin que en ningún momento le hubiesen dado intervención en el procedimiento respectivo, con estricta violación a las garantías constitucionales.

  3. El artículo 12 de la Ley del Seguro Social establece en su fracción I que: “Son sujetos de aseguramiento del régimen obligatorio: las personas que se encuentran vinculadas a otras por una relación de trabajo, cualquiera que sea el acto que le de origen y cualquiera que sea la personalidad jurídica o la naturaleza del patrón  aún cuando éste, en virtud de alguna Ley especial, esté exento del pago de impuestos o derechos”. Por su parte, el artículo 32 del mismo ordenamiento nos indica que: “ Para los efectos de esta Ley el salario base de cotización se integra con los pagos hechos en efectivo por cuota diaria, y las gratificaciones, alimentación, habitación, primas, comisiones, prestaciones en especie y cualquier otra cantidad o prestación que se entregue al trabajador por sus servicios”. Los preceptos transcritos nos llevan con certeza a la conclusión de que los conceptos que integran al salario para efectos de cotización, son entregados al trabajador por el patrón en atención a la relación contractual de trabajo que los une y por la prestación de un servicio del primero al segundo.

  4. De las consideraciones anteriores se concluye también que los artículos 346 y 347 de la Ley Federal del Trabajo se refieren de manera expresa al trabajo en hoteles, restaurantes, bares y otros establecimientos análogos, de modo que si la propina fuese considerada como salario, su reglamentación no se encontraría en el título VI, que se refiere a los trabajos especiales, sino en el título III capítulos V a VII, en cuanto que todos los demás trabajadores, si bien de manera permanente y aunque no presten un servicio directamente al público, podrían obtener de un tercero una gratificación a virtud de la satisfacción recibida por el mismo. Aplicar en sus términos el contenido de estos preceptos de la Ley laboral, impone una reglamentación, cuya carencia actual nos impide de momento el pretender que se aplique un texto legal que no concuerda con nuestras realidades económicas ni sociales.

  5. En vista de lo expuesto, los recursos de inconformidad deberán resolverse en el sentido de que se deja sin efecto el cobro de las diferencias motivadas por el concepto de propinas, teniendo en cuenta que éstas no forman parte del salario para efectos de cotización, según la Ley del Seguro Social, sino exclusivamente se consideran en la forma y en los términos que establece la Ley Federal del Trabajo y para los fines que en ella se especifican.

Lo que comunico a usted para su conocimiento y debido cumplimiento.

SEGURIDAD Y SOLIDARIDAD SOCIAL

Atentamente

EL SECRETARIO GENERAL

Rubrica

Lic. Fernando Zertuche Muñoz.

ccp. C. Lic. Arsenio Farell Cubillas.- Director General

Presente.

Nota: Trascripción con énfasis añadido

 

Al analizar el presente acuerdo encontramos que va más allá de la propia Ley Federal del Trabajo, al generalizar que las propinas no son salario, como lo establecen los artículos 346 y 347, lo que posteriormente aclara en 1982.

 

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

SECRETARIA GENERAL

13/1683

México, D. F:, a 27 de enero de 1982

Sr. Lic. GUSTAVO GARCÍA GUERRERO

Prosecretario General del IMSS

Presente

El H. Consejo Técnico en la sesión celebrada el día 20 de enero del presente año, dictó el Acuerdo número 106/82, en los siguientes términos:

“Visto el planteamiento formulado por el C. Subdirector General de Control, mediante oficio 961 del 24 de noviembre de 1981, en relación al criterio establecido en el Acuerdo 8497/81, del 2 de septiembre del mismo año, respecto a los casos en que las propinas que reciben los trabajadores de restaurantes no deben formar parte del salario para efectos de cotización, así como la consulta de si el propio acuerdo es aplicable a los casos de propinas pactadas y pagadas, como es el de las salas de banquetes y eventos especiales donde la entrega de las cantidades por ese concepto la hace directamente el propietario del establecimiento, este Consejo Técnico ratifica el contenido del Acuerdo 8497/81 de que se trata, y aclara que el mismo no es aplicable a los casos a que se refiere el C. Subdirector General de Control en su consulta, ya que las propinas recibidas por los trabajadores en los términos expresados por el funcionario mencionado, sí deben acumularse al salario de estos últimos, para efectos de cotización, conforme a lo preceptuado en el artículo 32 de la Ley del Seguro Social, así como en los artículos 346 y 347 de la Ley Federal del Trabajo.

Lo que comunico a usted  para su conocimiento y debido cumplimiento.

Seguridad y Solidaridad Social

A te n t a m e n t e

El Secretario General

Rubrica

Lic. Fernando.....(ilegible)

Ccp. C. Lic. Arsenio Farell Cubillas.-Director General

Presente.

Nota: Trascripción con énfasis añadido

 

Indica el IMSS que las propinas pactadas y pagadas, como es el de las salas de banquetes y eventos especiales donde la entrega de las cantidades por ese concepto la hace directamente el propietario del establecimiento si integran salario, acatando los artículos 346 y 347 de la Ley Federal del Trabajo.

En el mes de agosto de 1992 se tienen cambios muy importantes en la Ley del Seguro Social en los conceptos que integran el salario diario integrado, base de cotización para el IMSS, entre los que destacan que se debe integrar la previsión social, todo el tiempo extra, las despensas cuando excedieran del 40% del salario mínimo, considerando que los acuerdos anteriores quedaban sin efecto.

Posteriormente el Consejo Técnico del IMSS emite una serie de acuerdos que vienen a atenuar lo agresivo de los cambios a la Ley del Seguro Social, tales como los relativos al tiempo extra, en los que se continúan sin integrar las horas extras en los márgenes de la Ley Federal del Trabajo, considerando bases bimestrales y anuales; o en el caso de despensas, fondo de ahorro, premios por asistencia y puntualidad, se aclara que sólo se integra al salario la parte que exceda de los límites establecidos.

Respecto de las propinas y el tiempo extra el H. Consejo Técnico del IMSS en el año de 1993 emitió un acuerdo, derivado de las presiones ejercidas por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, respecto de las propinas, y de todo el sector patronal, respecto del tiempo extra, que debía integrarse desde la primer hora extra. También Don Fidel Velásquez, como nuestro perenne líder obrero estuvo en desacuerdo, considerando que los patrones ya no iban a estar dispuestos a pagar tiempo extra por las cargas sociales adicionales.

 

SECRETARIA GENERAL

35/399

“Cincuenta años cumpliendo”

México, D. F., a 13 de enero de 1993

CP Eduardo González González

Subdirector General de Finanzas

PRESENTE

El H. Consejo Técnico, en la sesión celebrada el día 6 de enero del presente año, dictó el Acuerdo número 11/93, en los siguientes términos:

“Este Consejo Técnico, con fundamento en el Artículo 232 de la Ley del Seguro Social, acuerda turnar a las Subdirecciones Generales de Finanzas y Jurídica el oficio DJ-73-905, de fecha 29 de diciembre de 1992, de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, al que se adjunta oficio del 9 de diciembre de 1992, de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, con el objeto de que conjuntamente elaboren el estudio correspondiente y emitan opinión, los que deberán hacerse del conocimiento de la Comisión de este Cuerpo Colegiado, creada por acuerdo 365/92, de fecha 4 de noviembre de 1992. Asimismo, acuerda que se suspenda la aplicación del criterio que considera a las propinas y a las horas extras en general, como parte integrante del salario para efectos de cotización al Instituto, hasta que sea definido en definitiva el criterio Institucional en esta materia por parte de la Comisión mencionada”.

Lo que comunico a usted para su conocimiento y debido cumplimiento.

Atentamente

El Secretario General

Rubrica

Dr. Gustavo Figueroa Zamudio

Ccp: Lic. Emilio Gamboa Patrón.- Director General.-Presente

         Lic. Manuel Gómezperalta Domiron.-Miembro del H. Consejo Técnico.-Presente

Nota: Trascripción con énfasis añadido

 

En 1992 se planteo incluso que se prohibiera a los clientes dar propinas, lo que significaba un absurdo en nuestro contexto, y un golpe bajo muy importante a la economía de los trabajadores que tienen una parte muy importante de sus ingresos precisamente en las propinas. El acuerdo 11/93 vino a calmar los animos.

Así llegamos hasta el año de 2001, en el que nuevamente la Dirección de Afiliación y Cobranza del IMSS le pide un criterio al H. Consejo Técnico respecto de la integración al salario de las propinas.

 

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

Este Consejo Técnico, con fundamento en el artículo 263 de la Ley del Seguro Social, y con las sugerencias de los señores consejeros, acuerda diferir para una próxima sesión , el análisis y resolución del Proyecto de Acuerdo en el que se señala el procedimiento para la integración del salario, respecto del concepto propinas, que presenta la Dirección de Afiliación y Cobranza con oficio 206 del 1º. de marzo del 2001.

Acta Sesión H. Consejo Técnico. 27 de junio de 2001.

Nota: Trascripción con énfasis añadido

 

El último documento que encontramos en nuestra investigación, nos indica que la Dirección de Afiliación y Cobranza le presento un proyecto al H. Consejo Técnico del IMSS, pero que se ha diferido la resolución de dicho proyecto, por lo que la máxima instancia del Instituto no se pronunciado sobre la integración al salario de las propinas.

Conclusión.

Debemos analizar los diferentes acuerdos que ha tenido sobre este importante tema el IMSS, para tener argumentos sólidos de defensa en el caso de que nos determinen diferencias por la integración de propinas.

Considero que en el caso de las propinas que se incluyen en el precio y que posteriormente se entregan a los trabajadores si se deben integrar al salario, como una percepción de tipo variable, considerando el promedio del importe de las propinas entregadas a laos trabajadores en el bimestre anterior.

En el caso de los demás trabajadores, que reciben propinas directamente de los clientes, sin que el patrón tenga que entregárselos directamente, es conveniente que se tenga un acuerdo entre patrón y trabajadores, respecto de un porcentaje de aumento en el salario para prestaciones e indemnización, conforme lo prevé la propia Ley Federal del Trabajo. En este caso el salario integrado del trabajador incluye un porcentaje fijo por propinas que además permitirá a los trabajadores obtener un cobro de incapacidades ante el IMSS, cuando se tenga un riesgo de trabajo, una enfermedad general o maternidad, más acorde con sus percepciones cotidianas. Espero que este trabajo te sea de utilidad, me da mucho gusto saludarte.